Autonomía

Notas Sobre Autonomía y Resistencia Para el Siglo XXI

colectiva

Receta para crear autonomías

Esta nota surge del intercambio de correos con alguien de CECOSESOLA, en el cual concluimos que no existe método alguno para crear autonomías, sin embargo…
Para crear autonomías en realidad se sigue un método, pero se ha corrompido tanto el término que ha quedado cargado de la noción de técnica (pasos a seguir para la construcción de algo), motivo por el cual es inadecuado usarlo. Pero en rigor, un método es una débil luz que nos alumbra en la persecución de algo que es más bien una intuición. Es el inicio de un camino que creemos que es camino y que suele acabar donde empezó y que, en el mejor de los casos, nunca se sabe a donde lleva. Por ello Gramsci opinaba que cada investigación tiene su propio método. Lo mismo ocurre para cada autonomía. Aún más, el método solo se tiene cuando se tiene a la cosa que se buscaba, nunca se tiene antes. Es claro que el método es más bien una reunión de indicios intuitivos, pistas de por dónde andar y de ninguna manera caminos a seguir.
Una receta es la versión mínima del método, es la reunión de ingredientes que siempre tienen concentraciones distintas e incluso componentes diferentes pero que a nosotros nos parecen iguales. Los ingredientes al ser composiciones siempre distintas dan origen cada vez a productos distintos por más que nos parecen siempre iguales. Eso lo detectamos quienes seguimos recetas. Por más que medimos y pesamos los ingredientes, el producto de la receta siempre sale distinto. Tenemos a la receta, pero nunca sabemos lo que resultará. Lo mismo ocurre en la creación de autonomías: tenemos la receta para crearlas lo cual no significa que ya tengamos a la autonomía creada. Se tiene la receta, se ejecuta y nunca se sabe que autonomía resultará e incluso si resultará alguna autonomía.
La receta para crear autonomías es simple:

  1. Se reúne uno o varios equipos con la intención de crear una o más comunidades autónomas
  2. Se reúnen fondos para sustentar la intención inicial
  3. Se crea una o varias empresas al seno de la comunidad elegida
  4. Se crean equipos promotores de actividad colectiva
  5. Se crean, retoman o refuerzan las actividades comunitarias en activo

Ya está. La receta está completa. No sabemos que resultará e incluso si resultará alguna autonomía acorde a la intención inicial. La idea es rehacer la vida colectiva de las comunidades y crear condiciones para que esta sea continua. Devolviendo la voz a la gente surgirán modos de relacionarse y de su interacción saldrá o no alguna autonomía. Pueden, desde luego, torcerse las intenciones tal cual decía Dante. Cultivar autonomías como líneas de fuga del sistema y de reterritorialización de la gente puede ser mejor que dedicar nuestra vida, consciente o inconscientemente, al cultivo del sistema.
Esta receta con todo y su simpleza puede ser aderezada con el estudio y discusión de posibles líneas de fuga del sistema, de ideas y tendencias utilizadas por el poder y susceptibles de ser reorientadas y reutilizadas en las autonomías. El estudio de cómo operan los niveles instintivos en el hombre y de cómo estos pueden redirigirse en las autonomías puede llegar a ser importante y, en fin, como toda receta a la que siempre pueden agregarse variantes esta no es limitante. Esta receta y sus posibilidades es lo que estudiamos en autonomía.com.mx
¿De cuantas formas puede torcerse una autonomía? La principal es la aparición de un líder o algún mesías que logre unir voluntades. Otra posibilidad es que nunca se logre despegar del sistema como pasó en las revoluciones socialistas. Otra es la incompatibilidad cosmogónica o perceptual al seno de la comunidad que la haga estallar en grupos o que incluso la pulverice en individuos. Pero esto no debe causar preocupación en tanto que no es norma ni obligación la vida al seno de comunidades autónomas.

Septiembre de 2014
Jorge Luis Muñoz

Agregado
e-mail a los compañeros de CECOSESOLA


Estimados compañeros
Contesto hasta ahora porque me quedé asimilando lo que se desprende de la letra que están haciendo. Ya los había encontrado antes en internet, pero como otros tantos textos y lecturas los forme en la cola de los deseos. Lo hice porque nunca imaginé lo que están haciendo. También me tardé un poco para intentar ser mesurado ante el entusiasmo que me causaron y porque no deseo enviarles recetarios ni mucho menos tirarles línea, porque de todos modos ni me pelarían. No obstante no he podido reprimir las ganas de lo que creo, lo que siento y lo que veo. No lo tomen a mal, al fin que estamos platicando.
En primer lugar les informo que hice un pequeño artículo en el que proclamo a CECOSESOLA como la primera revolución social del siglo XXI. Parece sacrilegio, pero nuestro EZLN hace mucho que está enconchado en la selva y no dan visos de salida fuera de la pirotecnia que de tiempo en tiempo organizan. Seguramente hay acciones y movimientos que merecen también ese título, pero yo no los conozco.
En segundo lugar se me ocurren algunos comentarios desprendidos del cómo que intentamos en autonomía.com.mx, que creo proceden para evitar solo citas de lo lindo que es su movimiento:

  1. Yo catalogaría de urgente una convocatoria al estilo de las del EZLN pero no para tratar lo bueno que son ustedes, sino incitar a los convocados a crear autonomías y a que si no saben cómo, que los estudien.
  2. Junto con lo anterior, creo que deben comenzar a consolidarse como un poder difícil de tocar, lo cual solamente puede lograrse replicando su autonomía en otros lugares más allá de Barquisimeto. Federar y confederar comunidades autonómicas podría disuadir a los poderes (que poco a poco los van a acechar más) de atacarlos. Esto puede producir espanto o inducir algún deslinde, pero la autonomía es un peligro para el capitalismo y para los poderes establecidos y es de maliciar que ustedes estén en la mira.
  3. Ustedes se presentan como organización. En estricto rigor no lo son, son una comunidad autónoma y así deberían presentarse. Sin embargo la palabra comunidad suena a comunismo y se hizo mucha propaganda negativa al respecto, por lo que por prudencia habría que evitarla. No obstante pueden ampararse en la ley para llamarse “Cooperativa Autónoma CECOSESOLA”. Obvio, no es cosa de nombres ni mucho menos de marcas, pero conviene promover el concepto de autonomía si es que se desea promover precisamente la autonomía.
  4. Ustedes y muchas comunidades han resuelto el QUÉ, ahora hace falta resolver el CÓMO para poder crear autonomías en otras partes. En sus escritos ustedes abundan en su qué, pero no hay casi nada del CÓMO, justifican esa carencia de manera acertada, pero creo que vale la pena indagar en el CÓMO para intentar nuevas comunidades autonómicas.
  5. Creo que vale la pena iniciar una campaña de difusión aparte de la de las estrellas invitadas, pero no solo de una difusión del qué, que ya desarrollan, sino una difusión del cómo. Para ello quizá deban invitar a estudiosos de su área, porque a veces es imposible darnos cuenta del aire que respiramos.
  6. Para efectos de lo anterior creo que les hace falta rediseñar su logo, algo así como un logo emocional que rescate la emotividad que suscitan imágenes como del Che por su enorme evocación del cristo crucificado. El rediseño no se requiere para entrar al circo de los media y lucirse, sino para aprovechar a los media apoyando una labor de difusión de la autonomía con CECOSESOLA por delante.
  7. Ya dan ustedes muestras de tener a su intuición trabajando en las posibilidades de producir su propio saber y quizá su propio arte y su creatividad. Esto desde luego no es una de sus tareas, sino el horizonte de la humanidad.
  8. Al igual que la producción de artes y saberes la producción de entretenimiento es indispensable y ustedes me parece que ya han comenzado a producirlo. Es bueno seguir por ese camino porque es precisamente el entretenimiento una de las buenas intenciones que el capitalismo pone en el camino del infierno. Se puede usar el entretenimiento para buscar otros caminos.
  9. Proyectarse hacia afuera no es fácil cuando se tiene una casa que atender, además poco sabemos del cómo se hace desde una perspectiva autonomista. Sabemos multitud de recetas revolucionarias y otras no tanto pero que han fracasado hasta hoy, pero ustedes están inventando al mundo ¿por qué no podría seguirse ese camino con el cómo?
  10. Todo esto lo hemos tratado, cada quien con su estilo, Marcelo y yo, en autonomía.com.mx. Hemos hurgado en el cómo de las autonomías desprendido de nuestra propia experiencia militante, no como teoría o líneas revolucionarias, sino como meras posibilidades dentro de otras tantas. Ya no es tiempo de la teoría ni mucho menos de los mesías. Recordemos que la teoría solo es un chorizo que intenta ser amable con nuestra percepción.
  11. Agrego un punto más para deshacer la idea de un decálogo demandante. Ustedes saben o intuyen otro modo de ver al mundo. Un cambio personal en ese modo de mirar al mundo puede ser más o menos difícil. ¿Pero qué hay al respecto cuando se habla de una comunidad? Mucho por hacer y ni siquiera sabemos si deba haber respuestas

Saludos
Jorge Luis Muñoz