Autonomía

Notas Sobre Autonomía y Resistencia Para el Siglo XXI

Una nueva educación

La Crítica

La crítica es el proceso mental que incluye una o varias de las operaciones abajo citadas, siendo la crítica más completa la que incluye a un mayor número de operaciones, además de las que resultan de la crítica misma.

  • Cuestionar
  • Analizar
  • Sintetizar
  • Replantear
  • Clasificar
  • Describir/ubicar
  • Comparar
  • Evaluar
  • Estimar
  • Poner en perspectiva

Criticar, en suma, es plantearse el porqué de la cosa o fenómeno, su desglose y su proyección virtual (su relación con otras cosas o fenómenos).
Si después de un número de operaciones (incluidas las que no aparecen en la anterior lista) aparece la necesidad de “prevenir”, habría que incluir la prevención en la crítica. Lo mismo ocurriría con la predicción, etc. Es decir, la crítica es el proceso mental de revisar una idea o pensamiento. Neurológicamente hablando, es el proceso de recableo neural que ocurre cuando se activa la consciencia en derredor de una idea, pensamiento o estímulo.
Dadas todas las posibles operaciones que incluye, la crítica es el proceso ideal para el cultivo del pensamiento, la intuición y la experiencia interior. Pero la crítica para ser efectiva, requiere de ser realizada en torno a lo real y en la duración, esto es, en el devenir del tiempo.

Más allá de la crítica
La crítica al parecer promueve el recableo permitiendo la creación de nuevas o renovadas redes neurales. En tal sentido la crítica es el punto de unión del pensamiento y la intuición. Durante la crítica, el pensamiento emerge ante el estímulo o activación neural interna y hace lo que mejor sabe hacer para prevenir peligros que atenten contra la vida: mediante la conciencia remite al estímulo o activación neural interna a otras redes, las cuales se activan, ya como proceso pensado, mediante bucles en donde las redes conectadas pueden llegar a constituir redes armónicas o abiertas.
El pensamiento usualmente crea o renueva conexiones neurales que pueden ser duraderas o no duraderas, cuya función principal es la de detectar peligros o ventajas potenciales para la vida. La crítica permite actualizar tales registros propios del pensamiento a la vez que actualiza o crea redes neurales propias de la intuición.
Las remisiones   que hace el pensamiento a otras redes posibilitan la creación o ampliación de redes neurales armónicas y la creación o ampliación de redes neurales abiertas. Las primeras se distinguirían por su propiedad de activación sin inducir mayor alteración de otras redes neurales. La segunda se distinguiría por la activación de otras redes neurales que impiden la desactivación “automática” de la red raíz originalmente activada. Las redes neurales abiertas constituyen un bucle interneural que solo cesa al cerrarse (hallando una “solución” o pasando a un estado tácito). Las redes neurales armónicas son propias de la intuición, las abiertas son propias del pensamiento.
Las redes armónicas se encienden o mantienen en bucle y se desactivan cuando ya no se ocupan. Las redes abiertas se mantienen encendidas o bien mantienen encendidas a otras redes. Tal sería el caso de cuando se estudia y se procede al sueño sin haber llegado a ninguna solución o bien que quedan pendientes dudas, el cerebro sigue trabajando durante el sueño lo mismo que se estudiaba. Esto es así porque el pensamiento recurre a redes abiertas en su proceso de identificación de peligros y de actualización de sus registros, pero se apaga una vez que los peligros se consideran desaparecidos o atenuados. Cuando esa atenuación o desaparición no ocurre, el pensamiento entra en bucle interneural. Este bucle es más notorio cuando se van dejando pendientes en la vida (una carrera inconclusa, un trabajo pendiente, una relación mal terminada, etc.), pareciera que quedan remanentes electroquímicos (y quizá magnéticos) que alcanzan umbrales de disparo que mantienen activas ciertas redes neurales, mismas que se avivan cuando se tienen estímulos que las convocan (ante menciones de carrera inconclusa, la referencia recurrente a la universidad, la presencia de estudiantes, etc.) provocando estelas de malestar o inquietud que se manifiestan de mil maneras. La meditación profunda al parecer llega a apaciguar estos remanentes, produciendo cierta sensación de paz al final del ejercicio meditativo.
Podemos afirmar que la intuición corre por redes neurales armónicas que están activándose permanentemente ante diversos estímulos. Su encendido es automático y no requiere de un gasto de energía significativo toda vez que no implica un recableo cuando operan. Al encenderse mandan señales como emociones, ideas, pensamientos (a la consciencia) o escenas (con es el caso de un estado de concentración).
Cuando opera la crítica, las redes neurales armónicas se recablean, pudiendo quedar como redes armónicas o abiertas, dependiendo del grado de cerradura (solución) que logren. Cuando una red armónica se recablea abriéndose, se llega a perder la red operativa básica que sirve como referente perceptual y por tanto conceptual; lo cual se manifiesta como desequilibrio emocional, inestabilidad, irritabilidad, desubicación y cosas peores. Hay que recordar que lo que se percibe, se corresponde exclusivamente con la estructura perceptual individual, siendo ésta única no solo para cada individuo, sino para cada tiempo, según el devenir de la experiencia del propio individuo. Por tal motivo se le rehúye a la crítica por más que esta se impone en situaciones de emergencia o ante requerimientos de creatividad y cambio.
La crítica ejercida desde el seno de una comunidad (como es el caso de las comunidades del  EZLN) no tiene por qué ser perniciosa, ya que las redes neurales básicas para la percepción incluyen pensamiento, intuición y experiencia interior producto de la experiencia vívida que las sostiene. Caso contrario cuando se opera bajo el poder tutelar en que la crítica se proscribe porque “podría” contrariar al “jefe”, al reglamento o a la ley. La crítica nacida de la experiencia, es experiencia y no mero ejercicio pensado (intelectual). Pero las diferencias entre la crítica intelectual y la vívida deberán ser tema aparte.

Jorge Luis Muñoz
Abril de 2012