Autonomía

Notas Sobre Autonomía y Resistencia Para el Siglo XXI

Una nueva educación

Metodemas y Praxemas (la praxis y el chorizo)

Usualmente la producción teórica se orienta a la producción de praxemas, es decir a la producción de postulados teóricos destinados a decir el que y el como hacer una cosa. Claramente se ve que un praxema es una noción desprendida de la noción de praxis, de la unión de la teoría y la práctica. Un praxema es pues una prescripción para la práctica. Puede discutirse que la noción de praxis es mucho más amplia y rica que la mera unión de la teoría y la práctica, pero dicha discusión es solo praxema y no es interesante para los efectos de este escrito, el cual se genera desde una noción diferente, la de metodema.
Es decir, no me interesa hacer prescripciones para la práctica y, aunque no es desdeñable, tampoco hago teoría. Al igual que el método solamente se pretende aportar alguna luz que ilumine en algo alguna oscuridad o penumbra. Su sentido es el de construcción de autonomías, aunque más que sentido es una intención, un deseo, un gusto. Así pues solo adquiere un verdadero sentido para quien o quienes lo adoptan o les interesa y tal sentido solamente lo es en el sentido que los mismos que lo atienden le imprimen. O sea, acá nace de la víscera, allá, del hacer propio de quien o quienes lo atienden.
Un metodema no es ciencia, no es teoría ni técnica. Con trabajos es un discurso perteneciente al habla antes que a la lengua, por más que para hacerse entender tiene que partir de lo que se entiende por entendible dentro de los significados que produce su tiempo. Un metodema corresponde al dominio de la charla, de la plática desenfadada y sin propósito alguno fuera del charlar.
Un metodema ni es sistema ni pretende demostrar o probar nada, un praxema sí. Un metodema ilumina poco, casi se restringe al lugar en donde uno se para, un praxema es más pretencioso, pretende incluso ser un sistema, una explicación del mundo. ¿Pero acaso todo este chorizo no apunta hacia la erección de un sistema, un modo de explicar al mundo? Ciertamente, pero solo desde la mirada del praxema.
Un praxema puede expresar: “El cielo es azul” y se sabe que en efecto el cielo es azul. Desde un metodema por su parte, al expresar “El cielo es azul”, se sabe que eso es un chorizo (puede verse la teoría del chorizo). Un praxema es ante todo un argumento que, como dice Maturana, es para obligar, un metodema es simple chorizo personal.
Pero ¿Cuándo lo que se dice o escribe es praxema o metrodema? La distinción es sencilla, si se dice o escribe, entonces es chorizo, y si es chorizo, entonces se puede atender o no, se puede atender completa o fraccionariamente. Se puede convertir en un recetario o en generatriz de ideas y acciones. Es decir, si se tiene presente que lo escrito o lo dicho es chorizo, entonces no importa si nos quieren meter un praxema como metodema, si es praxema se puede convertir en metodema y si nos conviene, un metodema lo podemos convertir en teoría infalible.
¿Qué tipo de autonomía queremos, construimos o estamos construyendo? De ella se desprenderá si necesitamos metodemas o praxemas, al fin y al cabo el cielo o el infierno que se construyan los vivirán quienes los erijan.

Septiembre de 2014
Jorge Luis Muñoz