Autonomía

Notas Sobre Autonomía y Resistencia Para el Siglo XXI

generar nuestro propio empleo

Crear Empleos

Promoción-creación de microempresas y su acercamiento a la comunidad para una Economía Solidaria

Presentación
El proyecto parte de la intención de reunir a múltiples productores y comerciantes así como prestadores de servicios que ya operan y que no encuentran mercado para lo que ofrecen. De la misma manera el proyecto contempla la posibilidad de apoyar desempleados que quieran incorporarse a la vida económica como microempresarios.
La doctrina que guía al proyecto es la de reconstruir la vida colectiva de las comunidades y de los agregados sociales mediante el arraigo en las comunidades por vía del empleo. La reunión de productores, comerciantes y prestadores de servicios mediante empresas solidarias, llevaría eventualmente a la construcción de una economía solidaria capaz de competir con la economía de mercado propia de la iniciativa privada.
El proyecto puede avanzar hasta alcanzar cada una de sus fases, pero cada fase supone un beneficio inmediato para quienes participan en el proyecto.

 

FASES DEL PROYECTO

Primera fase: Construcción Básica

Resumen

  1. Creación de una Coordinación básica
  2. Arranque del proyecto: promoción y coordinación de microempresarios
  3. Acopio de información para efectos de financiamiento, capacitación y asistencia
  4. Creación de una Coordinación colectiva

El proyecto arranca con un coordinador que es el encargado de construir una coordinación colectiva básica en cada comunidad o unidad territorial en que sea posible iniciar el proyecto.
El coordinador inicial ofrecerá cursos breves de capacitación para la operación del proyecto, a efectos de uniformar acciones e iniciar la reunión colectiva. En dichos cursos se explicará también el proyecto, sus alcances, su factibilidad y perspectivas.
Los adherentes al proyecto de cada comunidad, sector o unidad territorial, de forma individual o mediante un colectivo ya formado, podrán invitar a microempresarios (productores, comerciantes y prestadores de servicios) y serán ellos mismos quienes se encarguen de coordinar a quienes inviten para efectos de ligarlos al proyecto y con otros microempresarios.
Con los primeros microempresarios integrados, se iniciará la promoción de los mismos utilizando los medios que al alcance se tengan. Tal promoción inicial constará mínimamente de: recursos web gratuitos, hojas-periódico colectivas, cartelería, reparto de tarjetería y publicidad propuesta por coordinadores (pintas de bardas, volanteo, promoción de persona a persona, etc.).
Los compañeros mejor relacionados Jugarán un papel importante en la promoción de esta primera fase, ya que pueden tener contacto con personas que ganan sueldos altos y que pueden solicitar los productos y servicios que ofrecen los integrantes del proyecto.

El coordinador inicial del proyecto convocará a los adherentes al proyecto, para que formen una dirección colectiva del mismo y den inicio a la segunda fase.

 

Segunda fase: Construcción de Coordinaciones

Resumen

  1. Constitución colectiva autónoma (territorial, sectorial o comunitaria)
  2. Coordinación de colectivos
  3. Creación y distribución de un periódico multi-local (hoja-volante en el que se dan noticias y se anuncian los microempresarios comprometidos: se hace un machote con notas sobre el proyecto y de interés general. Cada coordinación agrega a sus anunciantes)
  4. Distribución de  listados de microempresas afines a cada microempresario (listados de carpinteros, plomeros, comerciantes, lavanderías, meseros, etc.) para liberar y canalizar excedentes de pedidos
  5. Presentación de informes mensuales a la Coordinación de Colectivos

Esta fase se combinará con la tercera de acuerdo a los avances logrados, de esa manera, podrá ligarse a los microempresarios a proyectos y actividades en curso a la vez que se mantiene un flujo constante de información sobre el avance del proyecto.
Cada unidad territorial, sector o comunidad podrá organizarse libremente y de manera autónoma. Deberá también generar formas de coordinación que respondan a sus propias características.
La Coordinación colectiva del proyecto generará un periódico multi-local que constará mínimamente de una nota sobre el proyecto, una de interés general y espacios en blanco para que cada coordinador local inserte anuncios de quienes quieran promover localmente su negocio. El tamaño del anuncio insertado dependerá del número de copias que cada anunciante esté dispuesto a repartir, para lo cual se procurará que cada número conste únicamente de una página. Mediante esta hoja cada coordinador ofrecerá una alternativa inmediata de promoción de los productos y servicios de quienes coordina.
Los coordinadores pasarán una lista de productores o prestadores de servicios afines a sus coordinados para que cuando no puedan atender a un cliente, éste pueda optar por un elemento afín proyecto.
Cada mes deberá presentarse un informe de actividades realizadas en torno a los anunciantes en donde deberá incluirse información acerca de los resultados del proyecto, es decir, si se ha conseguido clientela para los anunciantes, en la inteligencia de que el flujo de clientes para los microempresarios adherentes irá de menos a más.

 

Tercera fase: Interacción Microempresarios-Comunidad

Resumen

  1. Creación-operación de proyectos de intervención comunitaria (casas del constituyente, cursos de verano, clubes deportivos, cineclubes, bibliotecas, círculos de estudio, cafés Internet, estudios colectivos de grabación, etc.)
  2. Acercamiento de los microempresarios a los proyectos de intervención (colaboraciones en dinero, especie, presenciales o integración a uno o más proyectos)
  3. Alimentación continua de información a los microempresarios (volantes o periódicos informando sobre las actividades generales, de las actividades colectivas locales y de asuntos nacionales y estatales de interés general)
Esta fase es la que le da sentido de movimiento social al proyecto ya que se trata de acercar la actividad económica a la comunidad, ligar como una semilla de economía solidaria, civil o autonómica.
En esta fase el eje consiste en acercar a los comerciantes, productores y prestadores de servicios a proyectos comunitarios existentes o nuevos como puede ser un cine club, un club deportivo, un estudio de grabación, etc. Para que ellos mismos apoyen a los proyectos que más les gusten o para que simplemente sean sus usuarios. De esa manera se estaría contribuyendo a consolidar la vida colectiva que se generaría con el arraigo de las gentes empleadas en su propia comunidad o unidad territorial.
Parte importante en esta fase es el flujo continuo de información sobre el proyecto a fin de que se sepa que se forma parte de una acción colectiva que conforma un movimiento social en el cual cada persona es importante por el simple hecho de coordinar colectivamente la actividad cotidiana que le procura el sustento.

 

Cuarta fase: Federación y Confederación de Empresarios Solidarios

Resumen

  1. Acercamiento de productores y comerciantes mediante catálogos de productos, productores y comerciantes
  2. Creación de cadenas de servicios específicos
  3. Creación de redes de distribución y comercialización (centros artesanales, rutas de tianguis, plazas comerciales formales e informales, ferias y eventos promocionales)
  4. Coordinación por ramas productivas, de comercio y servicios
  5. Promoción de la producción el comercio y los servicios solidarios
En esta fase se trata de crear instancias de distribución y comercialización que liguen a las diversas coordinaciones de comerciantes, productores y prestadores de servicios para formar federaciones y confederaciones que conformen una fuerza económica y social capaz de influir en el destino económico del país.
Para esta fase se propone el acercamiento entre productores y comerciantes a la vez que se abren rutas y centros de comercialización para los adherentes al proyecto que ayuden a nuclear a los colectivos. Pero sustancialmente, llegados a esta fase del proyecto, serán las mismas federaciones y confederaciones las que decidan de que manera continuarán su expansión, la cual dependerá de las condiciones socio-económicas del momento.
Dentro de las posibilidades de comercialización están: la penetración de ferias y la creación de las mismas exclusivamente para promover a los productores y prestadores de servicios solidarios, la creación de centros artesanales y de productos en general que expendan la producción de los empresarios solidarios, creación de plazas comerciales fijas y temporales, penetración y creación de rutas de tianguis y sobre todo la apertura de un mercado de izquierda apoyado y frecuentado por legisladores, gobernantes y militantes de izquierda capaces de promover y consumir lo que la producción, el comercio y los servicios solidarios ofrecen.
Esta fase está íntimamente ligada a la quinta, ya que la consolidación de una economía solidaria, civil o autonomista pasa por una relación estrecha entre el aparato productivo y las comunidades que lo sustentan. De ahí que las federaciones y confederaciones deberían estar ya participando en la vida colectiva, apoyando proyectos sociales y de obra pública.

 

Quinta Fase: Construcción de una Economía Solidaria

Resumen

  1. Formación de un mercado solidario
  2. Creación de empresas solidarias cuya ganancia se destine al beneficio colectivo y de empresas solidario-comunitarias para el arraigo local y refuerzo de la vida comunitaria
  3. Consolidación de culturas comunitarias
  4. Participación de las federaciones y confederaciones de empresarios solidarios en la planeación económica estatal y nacional
  5. Coordinación entre la economía solidaria y la de mercado (empresarios solidarios e iniciativa privada)
Si se logra generar la reunión de la producción, el comercio y los servicios solidarios, se está en la antesala de una economía solidaria. Ya en esta, lo que procede es iniciar la creación de empresas de nuevo tipo que orienten su ganancia hacia la inversión, el mejoramiento de salarios y el apoyo a las comunidades en que se inserten.
Aunque no es posible fijar con certeza el camino que se seguiría en esta fase, pueden mencionarse algunos lineamientos que alumbren el camino que se vaya desbrozando. En primer lugar hay que mencionar que la economía solidaria podría competir con la de mercado, encargándose de las necesidades básicas de la población, mientras que la economía de mercado podría encontrar un nicho ideal en la tecnología de punta y con ello convertirse en la punta de lanza de la economía nacional, en el concierto internacional.
En esta fase de la economía habría que distinguir dos tipos de empresas, aquellas que siendo solidarias no contratan personal de una comunidad específica y las que enclavadas en comunidades contratan exclusivamente personas de las mismas. Las primeras son empresas de expansión de la economía solidaria, las segundas las que apuntalan la vida colectiva y fundamentan la solidaridad.
Una economía solidaria fuerte podría participar en el destino de la nación e imponer el sello de la sociedad nacido desde el corazón del pueblo, podría influir en la forma de gobernar y en las políticas de desarrollo de la nación.

Xochimilco, D. F., Julio del 2006
Jorge Luis Muñoz