Autonomía

Notas Sobre Autonomía y Resistencia Para el Siglo XXI

Construir nuestro propio mundo

DISCUSIÓN DE UN PLAN DE LUCHA

DISCUSIÓN DE UN PLAN DE LUCHA

Estimados compañeros del Grupo Emiliano Zapata

He leído con atención su propuesta para “Construir el Programa Nacional de Lucha Anticapitalista” como “la tarea político organizativa central de la Otra Campaña”. Desprendo de su lectura las siguientes opiniones, mismas que al igual que su propuesta, se encaminan a la confección de dicho plan.
De nuestras propias reuniones como “la sexta del sur” se desprende que no tiene sentido seguirnos reuniendo si no podemos concertar fuerzas y dirigirlas hacia algún objetivo, el cual bien puede ser el referido plan.
Es cierto, el Plan de Lucha debe ser anticapitalista dado que es ese sistema el que nos embate, sin embargo, habría que intentar una definición positiva, para lo cual propongo que el Plan en su declaratoria debe contener los siguientes tres ejes de lucha:

  1. La intención de articular las diversas luchas que emprende la sociedad civil y los grupos autónomos con los cuales de pueda marchar juntos en esta lucha.
  2. Tener como estrategia principal la creación de un poder autónomo mediante:
    1. La creación de una economía civil basada en microempresas autonomistas en donde se conviva con la IP en tanto se logan consensos sociales distintos.
    2. Reconstruir la vida colectiva de las comunidades mediante las microempresas creadas, mismas que se integrarían en las colectividades satisfaciendo sus necesidades.
    3. La propagandización de las acciones para atraer voluntades al plan de lucha formulado.
    4. Creación de federaciones y confederaciones con las empresas autonomistas creadas como sustento de un poder autónomo.
  3. Mantener una lucha continua dentro de los aparatos del sistema sin integrarse al mismo, es decir:
    1. Bombardear al congreso con propuestas de leyes autonomistas, de asistencia a los pobres, de solución de problemas de seguridad, etc.
    2. Mantener una continua actividad de protesta, denuncia y movilización ante injusticias y demandas ciudadanas.
    3. Llamar continuamente a las fuerzas de izquierda y a la ciudadanía a sumarse de manera autónoma a este plan.

Su propuesta de reflexión es adecuada y puede construirse sobre ella un plan de acciones concretas orientado a conformar un núcleo duro que sostenga este plan de lucha en su fase de arranque. Esto es fundamental debido a la dispersión y apatía sociales imperantes que hacen que no se tengan demasiadas esperanzas en que se tenga una respuesta satisfactoria inmediata. Además, la política priísta heredada que sirve de base a todo hacer político actual, impide que se lleguen a acuerdos productivos, por lo cual se tiene que iniciar un urgente plan de reeducación de los cuadros que se integren a este Plan de Lucha. No podemos ya seguir actuando en reuniones en las que el acuerdo más importante es la fecha de la próxima reunión, en donde parece que antes que entender que dice el compañero se desea echar un rollo aunque resulte repetitivo, impreciso y balbuceante.
No podemos imponer un plan de reeducación, pero si podemos exigir que quien quiera integrarse a esta lucha lo haga mediante acciones concretas que respondan al Plan. A partir de la participación en acciones concretas, esa misma dinámica exigirá tareas de reflexión y estudio. Para tales efectos se debe construir todo un menú de opciones de participación, mediante el cual puedan integrarse individuo con disponibilidades de tiempo limitadas. Una hora a la semana o al día, un día por semana o por mes, etc. Deberán ser suficientes para desarrollar tareas concretas que respondan a planes bien elaborados.
La creación de una microempresa requiere tareas concretas como son su planeación, boteos para su financiamiento, su propagandización, su evaluación, etc. Cada tarea puede desarrollarse en periodos de tiempo cortos y su operación puede encargarse a profesionales o voluntarios capacitados, en tanto las comunidades pueden hacerse cargo de ellas. Lo mismo puede decirse del desarrollo de iniciativas de ley y las otras actividades que comprenden los ejes de lucha propuestos. Un pequeño núcleo puede fácilmente emprender acciones de gran resonancia que fortalezcan al Plan de Lucha.
La construcción e implementación de este plan de lucha no implica que se dejen los trabajos y luchas que se tienen a nivel local, sino que haya una mejor organización para que se puedan atender los aspectos nacionales y locales del plan de lucha. De hecho, la Sexta del Sur ha manifestado su intención de ser una suerte de coordinación en donde, a partir del respeto de la autonomía de los colectivos e individuos participantes, se logre la articulación de acciones orientadas por un Plan General de Lucha.
La formulación de una nueva constitución podrá emprenderse a partir del poder construido y en su caso del poder aglutinado, y desde luego, la emergencia de una nueva nación será cosa de ese porvenir antes que de nuestras intenciones al respecto.
Marzo de 2006

Salud
Jorge Luis Muñoz