Autonomía

Notas Sobre Autonomía y Resistencia Para el Siglo XXI

Construir nuestro propio mundo

El Reto

 

El historiador Alfredo López Austin advirtió ayer que los intentos por insertar en el discurso público los conceptos de moral ciudadana y ética republicana enfrentan una barrera social constituida por individuos modelados por los medios masivos de comunicación en el egoísmo celular, simplistas, superficiales, receptores pasivos y acríticos de información, ávidos de mercancías, consumidores de trivialidades, irresponsables ante su colectividad.
Para este tipo de individuo colonizado, el concepto de moral se limita a una lista de preceptos parroquiales para los cuales la ética y la política son esferas independientes entre sí.
Desde esa concepción limitada, los poderes político y religioso critican la falta de moral en la juventud, atribuyéndola al olvido del credo religioso, con lo que se confunden los principios morales con los principios religiosos.

Periódico La Jornada
Domingo 18 de marzo de 2012, p. 5

 

“…La población se hunde en la privatización y cede el dominio público a las oligarquí­as burocráticas, administrativas y financieras. Emerge un nuevo tipo de individuo, definido por la avidez, la frustración, el conformismo generalizado (lo cual, en la esfera de la cultura, se llama pomposamente posmodernismo). Todo esto se ha materializado en estructuras pesadas: la carrera loca y potencialmente letal de la tecno-ciencia autonomizada, el onanismo consumista, televisivo y publicitario, la atomización de la sociedad, la rápida caducidad técnica y ``moral'' de todos los ``productos'', ``riquezas'' que, creciendo sin cesar, se escapan entre los dedos. Al parecer, el capitalismo por fin logró fabricar al tipo de individuo que le ``corresponde'': perpetuamente distraí­do, saltando de un ``placer'' a otro, sin memoria y sin proyecto, dispuesto a responder a todas las solicitudes de una maquinaria económica que destruye cada vez más la biosfera del planeta para producir ilusiones llamadas mercancí­as.”

Cornelius Castoriadis. “Hoy”
La Jornada Semanal,
22 de febrero de 1998

 

“En la sociedades de control se instaura una nueva lógica basada en prácticas de control abierto y continuo, este no requiere visibilidad y trasciende las barreras físicas.
En estas sociedades, el poder toma formas más sutiles e internalizadas, que se valen de las aspiraciones y deseos, las identificaciones o la búsqueda de autorrealización. Los sujetos se perciben como participantes activos de sus vidas, persuadidos para entrar en una alianza entre objetivos y ambiciones personales y objetivos o actividades socialmente valorizados: consumo, rentabilidad, eficiencia y orden social. Es decir, promueve en las personas inquietudes, motivaciones y estilos de vida acordes con los de la sociedad.
Estas tecnologías de gobierno se despliegan no a través de la coerción sino a través de la persuasión inherente a sus verdades, de las ansiedades estimuladas por sus normas y de las atracciones ejercidas por las imágenes de vida y del yo que ofrecen. Las podemos llamar “Tácticas soft”: seducción frente a represión, creación de necesidades en lugar de inculcación de prescripciones, relaciones públicas frente a fuerza pública, publicidad frente a autoridad (Varela y Álvarez-Uría, 1989).
Las redes de poder se instalan en el terreno de lo privado y sobre él ejercen un control sutil mediante tácticas que no rompen el convencimiento de actuar libremente. De este modo, en estos sistemas de control la relación entre subjetividad y poder es más insidiosa, compleja y difícil de evidenciar ya que apelan precisamente a la autonomía y libertad de los sujetos.”

Wikipedia, 2012

 

 “¿Debemos volver a los "buenos viejos tiempos" en que las cosas eran lo que eran, independientemente de su modo de representación? Pero jamás ha existido ese tiempo, solo en el imaginario cientista y positivista. Ya en el paleolítico, con sus mitos y sus rituales, la mediación expresiva había tomado sus distancias con la "realidad". Cualquiera que sea, todas las antiguas formaciones de poder y sus maneras de modelizar el mundo han sido desterritorializadas “
“A través de esta trasformación, lo que se encuentra modificado es la triangulación clásica: el eslabón expresivo, el objeto referido y la significación. La foto electrónica, por ejemplo, ya no es la expresión de un referente unívoco, sino la producción de una realidad entre otras posibles. La actualidad televisiva resulta de un montaje a partir de componentes heterogéneos: figurabilidad de la secuencia, modelización de la subjetividad en función de los patrones dominantes, presión política normalizante, fuente de un mínimo de ruptura singularizante. En el presente, en todos los dominios, pasa a primer plano una tal producción de realidad inmaterial, frente a la producción de vínculos materiales y de servicios”
“En la edad del control generalizado, la modelización se hace más totalitaria y hegemónica. La producción de subjetividad no procede solamente por grandes conjuntos y por masas sino por una programación molecular. El catecismo del nuevo Dios programador ya no se hace de la boca a la oreja, sino directamente sobre las estructuras modulares nerviosas y psíquicas. El niño tiene desde la cuna esquemas pilotos que le son trasmitidos por la tele y que modelizan su percepción, su imaginario y sus valores de referencia; el obrero está cogido en el engranaje de los sitios productivos asistidos por computador, por comandos numéricos de todo tipo; los comportamientos del consumidor y del elector son teleguiados en bucles de retroacción por la publicidad, los sondeos y la hipnosis televisual.”
“La sociedad de control esta dominada por una especie de pulsión determinista colectiva que, paradójicamente, no está menos minada desde el interior por la necesidad imperiosa de preservar un mínimo de grados de libertad, de creatividad, de inventividad, en el dominio de las ciencias, las técnicas, las artes, a riesgo de que el sistema se hunda en una especie de inercia entrópica”

Felix Guattari. “La cuestión de la cuestión”