Autonomía

Notas Sobre Autonomía y Resistencia Para el Siglo XXI

Consolidar un poder popular

El Despotismo a Través de la Constitución de la CDMX

Cuando llegue el otoño y los árboles desprendan sus hojas al vaivén del viento, deja que estas palabras besen con ternura la piel del suelo, porque nunca las palabras sobre la tierra han sido el sepulcro de los hombres.
(Jorge Miguel Cocom Pech; 2013)

 

 

 

 

Jorge Alfredo Muñoz Zempualtecatl
Mail: Jorge.munoz@educaciondf.net

El modelo despotism(1) por excelencia aplicado en México, se ve reflejado en la naciente constitución de la CDMX, y es a través de esta, que se normarán las interacciones humanas en la capital, es decir, esta incidirá por medio de estimular y orientar hacia la organización, la forma que se presentan y hacen las cosas los sujetos sociales en la CDMX, por ejemplo, en el trabajo, en el amor, en la familia, en la fiesta, en el ethos, donde estos mecanismos de control organizacionales, son incorporados a modelos sociales de carácter colectivo y/o individual a través leyes generales, tal es el caso de los artículos que contempla la constitución en comento; La ley, en este sentido, es reflejo de los intereses del Estado tanto nacionales como internacionales situados en el campo político, económico, social, etc. intereses que implican la administración y apropiación de la producción material y simbólica de uno o varios grupos humanos.

Es a través de un análisis de sus artículos, que se puede observar el proceso de implementación de mecanismos de control organizacionales a través del derecho.

Sobre el estado mexicano.
Dentro del Estado, el derecho, se entiende como el conjunto de normas jurídicas bilaterales, creadas por este para ordenar la conducta externa de las personas, y que prevén una sanción en caso de su incumplimiento; En este sentido, el poder que el Estado manifiesta para ordenar la conducta, necesita del derecho para legitimarse, así, como el derecho requiere del Estado para aplicarse; El Estado es la sociedad humana que está establecida en un territorio, organizada y gobernada por un sistema jurídico, el cual es creado, definido y aplicado por un poder soberano, a fin de procurar el bien común, dando lugar a una instancia (o institución) con personalidad moral y jurídica. La soberanía significa que la autoridad en un cierto territorio está en manos del pueblo, y que se ejerce a través de un conjunto de órganos de tipo constitucional que representan al pueblo (y que en la práctica constituyen el gobierno), en México, está establecido en el artículo 41 de la Constitución mexicana, donde se asienta que el pueblo ejerce su soberanía mediante los Poderes de la Unión, cabe enfatizar que la soberanía nacional (soberanía interna), hace referencia al Estado como la autoridad máxima dentro del territorio, donde la voluntad del Estado está por encima de cualquier individuo o grupo de la sociedad; El ejercicio del poder es legítimo si se persigue el cumplimiento del bien común.

Sobre las personas.
Las person@s (sujetos sociales) vistos de forma individual o colectiva, actúan como si siguieran reglas, reglas que norman su conducta, misma que explican cuando se ven forzado a ello, apoyados en normas más o menos explicitas en este caso las leyes; Al momento de verse forzados, los sujetos sociales pasan a definirse como sujetos de derechos y obligaciones, en caso de contar ya con personalidad jurídica, se les conferirán atributos jurídicos, los cuales son los rasgos característicos que las constituyen como tales. Es decir, son cualidades inherentes a la persona, ya sea moral o física, de tal manera que estos atributos son intransferibles, irrenunciables, imprescriptibles e inembargables.

Como opera un sistema despotism.
"Usualmente la adrenalina y la cortisona nos preparan para la acción, en ausencia de estas sustancias que genera nuestro propio cuerpo discurrimos más bien inactivos o con escasa movilización […] Un exceso de cortisona o adrenalina se manifiesta generalmente como estrés, produciendo irritación, agresividad o inquietud.

Los sistemas despóticos requieren de tener a la población movilizada mediante un continuo estado de tensión para efectos de hacerlos creativos, móviles y dispuestos al servicio. Una forma fácil de inducir esa movilización es propiciar el disparo de sustancias como la adrenalina y la cortisona. Esto conlleva efectos secundarios que llevan a un estado conflictivo perenne manifiesto como continuos conflictos en la familia, entre hermanos, vecinos, compañeros de trabajo, condiscípulos, vecinos y en todo lugar en donde exista un mínimo roce social.

No deja de ser raro que la gente esté más dispuesta al conflicto que a la conciliación, dado que biológicamente estamos preparados para ambas circunstancias. El impulso vital de la conservación de sí mismo o egoísmo nos predispone al conflicto. En contraparte las neuronas espejo y la oxitocina abren el camino para la conciliación. En realidad, la diada conflicto-conciliación es la expresión de los impulsos egoísta y el gregario que trabajan complementándose. El primero vital para la sobrevivencia individual y el segundo vital para la sobrevivencia grupal y por esa vía también garante de la subsistencia individual.

Los sistemas despóticos cultivan al impulso egoísta dejando al gregario a su suerte o utilizándolo cuando resulta conveniente a los poderes pastorales […]Los sistemas despóticos se alzan teniendo como base el control de la subsistencia. De esa manera resulta explicable que el conflicto fundado en el egoísmo se imponga a la conciliación, aunque al parecer solamente lo hace en un ambiente en que las posibilidades de sobrevivencia escapan a las partes en conflicto o conciliación, concentrándose en manos de los aparatos de control de los poderes pastorales. El estado permanente de conflicto delata un permanente estrés.

Vivir en un estado de estrés es vital para el capitalismo como lo fue para los imperios antiguos, los de la edad media occidental o los chinos. Los reinos americanos inducían del estrés mediante la promoción de la guerra y los sacrificios humanos. El estado de estrés es vital para la competencia. Excesos de adrenalina y cortisona, entre otras sustancias preparan al cuerpo para actividades extraordinarias que pueden ser dirigidas hacia la creatividad (tan cara al capitalismo), la movilidad o al conflicto. Como no siempre es posible una redirección hacia la creatividad o la movilización (hiperactividad), las más de las veces los excesos de sustancias estresantes se manifiestan como agresividad.

Inducir la secreción de sustancias estresantes es medianamente sencillo, basta amenazar o mantener amenazada la existencia y esas sustancias se segregan regularmente. La posibilidad de pérdida del empleo, llamadas de atención, regaños, la angustia debida a un transporte masivo saturado, la sobrecarga de trabajo, los bajos salarios, el encierro en el empleo, el hogar o la escuela o el manejo del miedo (temor al terrorismo, la delincuencia o los accidentes) son grandes productores de sustancias estresantes". (Jorge Luis M. 2017(2)

Una forma de garantizar la operatividad del Estado despotism, y ver en acción los mecanismos de control organizacionales, es por medio del ejercicio de la soberanía y el derecho, el cual se plasmó en la nueva constitución de la CDMX, para el caso de los artículos 56, 57, y 58, (donde dicho sea de paso la antropología “romántica” ha colaborado de forma directa, y habría que pensar si también de forma involuntaria).

En el artículo 56, se determina que “las y los integrantes de las alcaldías garantizaran la participación de las y los habitantes de la demarcación territorial” (Constitución de la CDMX; 133), garantizando el pleno respeto a los derechos humanos, es más, se especifica que deberá existir una silla llamada “silla ciudadana” la cual podrá ser ocupada por los ciudadanos que así lo soliciten; en el punto 3 del mismo artículo, se especifica que el organismo público electoral local, es quien establecerá la división de las demarcaciones en unidades territoriales, esto para efectos de la participación ciudadana, basada en la identidad cultural, social, étnica, política, económica, geográfica y democrática, pero siempre la ley determinará los criterios para tales efectos; también en el punto 4 del artículo en comento, se establece que cada unidad territorial tendrá una asamblea ciudadana, la cual será integrada por habitantes de la misma; en el punto 5, se determina que en cada unidad territorial se elegirá democráticamente a un órgano de representación ciudadana, mediante el voto universal, libre, directo y secreto, a convocatoria del organismo público electoral local; Para el caso de los llamados “pueblos originarios” surge la interrogante en cuanto a la eficiencia social concreta de estas normas, ya que la homogeneidad no existe, las tradiciones y costumbres al interior de cada localidad se presentan de forma diferente, al menos las investigaciones antropológicas que salen del romanticismo “cultural”, y que se centran en los conflictos promovidos por la afección de intereses individuales o colectivos, revelan que las normas no buscan regular la integración social, si no generar un orden y control a través de la organización; por medio de este artículo se estimula la organización y se crea un estado de estrés social perenne debido a la competencia grupal dentro de la unidad territorial por alcanzar un puesto de representación popular, el cual ofrece un acceso al control de recursos humanos y materiales que se generen.

En el artículo 57, se reconoce, garantiza y protege los derechos colectivos e individuales de los pueblos indígenas y sus integrantes, para el caso de la CDMX, los sujetos de derecho de estos pueblos indígenas son los llamados “pueblos y barrios originarios”; el artículo se lee interesante, más si se es simpatizante en hacer apología cultural, pero qué sucederá si a pesar de cumplir los estándares de organización que la ley marca en materia de derecho, el interés del grupo “originario” queda por encima de la soberanía nacional, en ese momento se establece lo que se escribió líneas arriba, la voluntad del Estado está por encima de cualquier individuo o grupo de la sociedad.

En el artículo 58, se le reconoce a la CDMX una composición pluricultural, plurilingüe y plurietnica, la cual se sustenta en los pueblos y barrios originarios y comunidades indígenas residentes, en este artículo se establece a la letra lo que deberá entenderse por pueblos y barrios originarios y comunidades indígenas residentes,

cito:
"a) los pueblos y barrios originarios son aquellos que descienden de poblaciones asentadas en el territorio actual de la CMDX desde antes de la colonización y del establecimiento de las fronteras actuales y que conservan sus propias instituciones sociales, económicas, culturales y políticas, sistemas normativos propios, tradiciones históricas, territorialidad y cosmovisión, o parte de ellas; y
b) las comunidades indígenas residentes son una unidad social, económica y cultural de personas que forman parte de pueblos indígenas de otras regiones del país, que se han asentado en la CDMX y que en forma comunitaria reproducen total o parcialmente sus instituciones y tradiciones". (ibídem)

Estas definiciones expresadas en razón del derecho, parecieran ser un comprimido del texto Los pueblos originarios de la ciudad de México atlas etnográfico, pero la particularidad del artículo no solo versa en tomar tales definiciones al pie de la letra, ya que podría considerarse noble en sentido jurídico al momento de hacer apología cultural; es un artículo que por tomar dichas referencias teóricas en vez estimular y desarrollar los atributos que en el se establecen, por el contrario los opaca, norma y reduce, ya que proporciona la tabla rasa por la cual se han de medir de forma general e indiscriminada todo aquello que huela a originario y/o étnico; Con ello se pone en entre dicho a la constitución en cuanto se presentó como una constitución de avanzada, ¿en realidad es una constitución de avanzada? Este artículo en específico recuerda a las corrientes antropológicas colonia-listas y de principio del siglo XX , y estas parecieran ser por ende el trasfondo y sustento de nuestra "futura" constitución incluyen-te en la CDMX...al respeto cito un fragmento del texto La antropología del derecho: perspectivas de su pasado, presente y futuro de Renné Kuppe y Richards Post:

"Así fueron presentadas científicamente las instituciones autóctonas como si funcionaran de la misma manera que el propio orden jurídico (occidental) de los investigadores. Se presentan como si se tratara de normas jurídicas, de tribunales e instancias impositoras de derecho. Así, la investigación antropológica llego a su resultado deseado; sobre todo, encontró en cada sociedad al jefe, a las estructuras del orden, al igual que el mago finalmente siempre encuentra al conejo blanco en un sombrero mágico".

Lo anterior se reafirma en el punto 3 del mismo artículo, ya que en este se reconoce el derecho a la autoadcripcion de los pueblos y barrios originarios y comunidades indígenas residentes y de sus integrantes.

Conclusiones.

El hablar de las aplicaciones de la constitución de la Ciudad de México, hace referencia a los mecanismos de control organizacional que ejerce un Estado despotism, donde los intereses a título individual o colectivo de la pequeña y gran burguesía, se hacen presentes a través del Estado de derecho mexicano. El Estado mexicano como se conoce hoy en día, se sirve de la generación de estrés, de la organización y del dogma académico, mismos que se manifiestan en el conflicto y recrean un régimen social que por coerción demanda un estado de derecho.

Los derechos humanos son hoy día el discurso por excelencia que enmascara y legitiman a los mecanismos de control organizacional, Los estados actuales promueven sin duda alguna la organización, y con la bandera en alto de la pluralidad, y diversidad humana, proponen para sí una administración de los recursos humanos y con ello de los recursos materiales de forma eficiente y potenciadora.

Para finalizar daré una propuesta alterna a los sistemas de control organizacional, esto aclaro es de corte personal, y con el fin de no solo aportar el análisis del comportamiento del estado mexicano: La alternativa se propone a través de sociedades orgánicas y no de sociedades que tienden a la organización, ejemplo de esto, son las acciones tomadas por las personas que se solidarizaron para prestar ayuda en todos los sentidos en los pasados sismos de septiembre de 1985 y 2017 en México, Allí se pudo observar que no había una organización como tal, hubo una resonancia orgánica, como cuando resuenan las cuerdas de una guitarra al momento de que otra guitarra vibra, hubo un ritmo de vida, un instinto humano, que se expresó por intuición; hubo conflictos ya que el Estado por medio de sus instituciones frenaba la ayuda o está en un principio era tardía, nula, ineficaz o insuficiente, se pudo observar la presencia de lo organizacional por parte del estado y de lo orgánico por parte de la sociedad civil, pero eso ya lo plasmaremos en otro texto o en su defecto en otra ponencia.

CDMX
Noviembre de 2017

(1) Un gobierno o sistema político en el que el gobernante ejerce poder absoluto; poder absoluto o autoridad.

(2) http://www.autonomia.com.mx/resistencia/estres.html