Autonomía

Notas Sobre Autonomía y Resistencia Para el Siglo XXI

Para Qué Este Sitio

La red es una gran maraña en la que sitios como este resultan anónimos y prácticamente inexistentes debido a esa anonimidad. Este sitio no es expresión de ningún partido u organización, no comulga con corrientes ideológicas de moda o sumamente publicitadas. No hay pues, relación orgánica alguna con nada que no sea la experiencia propia y el ejercicio familiar al que me he visto reducido. Obviamente no es un sitio personal en el sentido en que tales sitios se entienden, ya que el sitio personal mío esta en www.ellibrodearena.autonomía.com.mx En este sitio se plantea una discusión, enfocada a interactuar con las luchas de la gente. Si ya no pude hacer nada en los hechos (salvo lo logrado a nivel familiar), al menos que quede mi testimonio militante traducido en propuestas que pudieran ayudar en las luchas del pueblo. Que casi nadie lo va a leer es cierto, pero mi problema es vaciar mi experiencia para lo que pudiera servir.

Desde luego, no se trata de parafrasear a Cioran, quién decía que por precaución terapéutica se vomita en libros todo lo puerco y frustrante que se guarda, todas las heces del espíritu. No, la idea es que si la dinámica capitalista me echa de la lucha del pueblo (toda vez que este está fuertemente mediatizado) y yo estoy del lado de los jodidos, de los que no nos queda más que luchar, pues entonces que sea esta mi forma de lucha posible, lo que puedo hacer antes que bajar las manos derrotado. No es este mi último y único recurso de lucha, pero sí es el único que se me ocurre y que me mantiene al margen del corrompido espectro político que domina todo, de la derecha hasta la izquierda pasando por los ultras guerrilleros.

Llegué aquí sin ánimos mesiánicos y tan solo porque mi paso por la militancia política no me condujo a otra cosa. Nunca encontré a nadie que compartiera en hechos lo que aquí se plantea. En teoría todo mundo coincidía conmigo, pero a la hora de intentar implementarlo nadie demostraba nada que no fuera desentendimiento, descreimiento, inmovilidad o indiferencia. Todo mundo buscaba votos (pese a que les insistía en que esta manera también dejaba votos), puestos políticos, candidaturas, empleo o alguna dádiva o favor. Mucha gente, en el mejor de los casos, militaba por catarsis, sumida en el más infame de los nilistachismos (ni siquiera a nihilismo llegaba).

De mil maneras todo mundo anda en el juego y la lógica impuestos por el capitalismo dominante. Incluso, organizaciones honestas como el MTS (recientemente fuera de línea) o la guerrilla involuntariamente caen en ese juego haciéndole el caldo gordo al capital. Parece que existe una imposibilidad para escapar a la lógica discursiva del capital. Decía el Cristo que había que ignorar al Cesar y atenerse a lo de uno. Cierto, una vez que se combate o alaba al tirano ya se está en la lógica del tirano. ¿No hay que luchar contra el tirano? es casi seguro que sí, pero antes de eso, mucho antes de eso, se tiene que construir lo de uno en la lógica de uno mismo y no en la lógica de la lucha contra el tirano. ¿Pero no hay que volver a nacer para eso? Ciertamente y eso es precisamente lo que se propone aquí


Jorge Luis Muñoz
Julio de 2011