Autonomía

Notas Sobre Autonomía y Resistencia Para el Siglo XXI

revolucion

La Acción Militante

“La elocuencia es un veneno
cuando es ella y no la verdad lo que apasiona”
Seneca


Se expone aquí el resumen de un punto de vista para la acción militante de quienes buscan un cambio y que han perdido la fe en los partidos y las instituciones. Este sitio parte de los supuestos siguientes:

  1. Rehacer la vida colectiva como forma de superar al sistema capitalista.
  2. Crear zonas autónomas mediante empresas que pueden federarse y confederarse.
  3. Así como el capitalismo se monta en funciones vitales bio-sociales para producirse y reproducirse, la creación de zonas autónomas deberá hacer lo propio. El capital se monta sobre la necesidad de novedad que tiene el cerebro para mantenerse ágil y activo, se monta también en la necesidad de verificación de las cosas para instaurar la verdad como instrumento de dominio, se monta en la necesidad de conocimiento para fijarlo, apartarlo de la experiencia y separarlo de sus infinitas posibilidades para reducirlo a las finalidades de dominio del sistema.
  4. Un vector tiene magnitud, dirección y sentido. La reconstrucción de la vida colectiva, al igual que toda acción social es un vector en el que la magnitud es el alcance de la acción emprendida (que va de un grupo hasta una sociedad), la dirección son la serie de principios y acciones que guían el hacer del colectivo o del proyecto y el sentido es la finalidad que se escoge dentro de un menú de opciones posible. Una empresa capitalista tiene una magnitud de operaciones, una dirección propia de su giro o actividad principal y el sentido de la apropiación particular de la ganancia. Una empresa comunitaria puede conservar la noción de magnitud y la de dirección pero necesariamente debe cambiar el sentido de la ganancia y dirigirla hacia la comunidad. En general, el sentido de una empresa comunitaria lo definen el grupo operativo de la empresa y la comunidad en que se inserta.
  5. La empresa insertada en la comunidad o la empresa comunitaria, es el eje económico de la misma y un punto de apoyo para la intervención comunitaria que dote de sentido colectivo a la comunidad o lo refuerce. Aún en los agregados sociales más dispersos existe una mínima actividad colectiva que hay que reforzar y enriquecer.
  6. Se trata de quitar al sistema del centro de nuestro hacer, pero se sabe demasiado que la gente está tan hecha al sistema que difícilmente va a abandonarlo como referencia, sea porque lo tiene integrado en la carne, sea por intereses mezquinos como los que encarnan los partidos políticos. Por ello, la lucha por rehacer la vida colectiva no implica abandonar la lucha callejera, la lucha en el congreso, la acción de protesta o la lucha electoral, ya que se pueden aprovechar las fuentes de ingreso que significa participar dentro del sistema, pese a los peligros que conlleva de ser absorbidos por el mismo. Ya el EZLN cometió el error de querer basar su accionar político en almas químicamente puras, acción que lo volvió estéril hacia el exterior y lo aisló haciéndolo inocuo y digerible por el sistema.
  7. Una nueva comunidad supone una nueva manera de mirar al mundo e interactuar con él, pero esto no se puede lograr a partir del conocimiento. Las nuevas comunidades deberán basarse en una nueva educación a partir de entrenar no solo la inteligencia (base del conocimiento), sino también la intuición y la experiencia interior. El cultivo aislado e cualquiera de esas capacidades mentales conduce a la alienación y a la dominación tutelar como nos lo muestran hasta el hastío los poderes asiáticos y los occidentales.
  8. Abandonar a la ciencia como explicación y remitirla a su verdadera utilidad que es la receta. La explicación jamás deberá abandonar ya a la experiencia. El poder pastoral se ha servido del conocimiento y de la verdad para dominar, conocimiento y verdad deben reintegrarse a la experiencia de donde los sustrae el poder para dominar. Hacer teoría es hacerle el juego al sistema: o la teoría se circunscribe en la experiencia de las comunidades (locales y confederadas) o seguirá siendo instrumento de dominación.
  9. Partir de que la manipulación, la represión y el engaño juegan un papel secundario en la dominación y por tanto en la necesidad de escapar a esa dominación. La dominación hoy construye carne en las cabezas de la gente, crea modos de mirar, de amar, de andar y en suma: crea modos de percibir al mundo en las redes neurales mismas, lo que reduce la necesidad del poder de recurrir a la manipulación y al engaño. La construcción de una realidad material a la par de una realidad neural es la principal tarea de la reconstrucción de la vida colectiva. La lucha por la reconstrucción de la vida colectiva pasa por la creación de las condiciones materiales de subsistencia de los colectivos y por la capacidad de creación de novedades capaces de entretener a la gente a la vez que la involucran en su propia vida.

    Jorge Luis Muñoz
    Noviembre de 2012