Autonomía

Notas Sobre Autonomía y Resistencia Para el Siglo XXI

El sistema

El sistema del saqueo

El capitalismo es la continuación pacifica del saqueo guerrero, tal cual la política es la continuación pacífica de la guerra, o si se quiere la guerra ejercida a través del verbo. El capitalismo es pues una forma bárbara desprendida del más sanguinario proceso guerrero que domina al mundo desde que hay historia. Parece haber lógica en la generación de ganancia para el sostenimiento de una empresa, pero esa lógica solo vale desde la perspectiva del saqueo. Desde otras miradas la empresa puede subsistir en función de necesidades colectivas o proyectos sociales. Eso todo mundo lo sabe.
El capitalismo es saqueo. La mentalidad capitalista es la misma que la del saqueador. En México la mentalidad saqueadora mexica se enriqueció con la de los saqueadores españoles, de ahí su profundidad, fuerza y permanencia. Nadie duda que México es un país de saqueadores, con una mentalidad profundamente arraigada en esa concepción. Por ello los saqueadores tienen manga ancha para actuar.
Desde luego, los países capitalistas son la esencia del saqueo. Su ciencia, su conocimiento, sus relaciones personales, el individualismo, son expresión de esa mentalidad saqueadora. Se busca conocimiento para obtener un beneficio: en primer lugar individual, después social o grupal pero se busca un beneficio al igual que lo hace un saqueador. Se dirá que todo persigue un beneficio. Pero ¿Qué beneficio obtiene un artista independiente al trabajar? O ¿qué beneficio se obtiene en la mayor parte del “tiempo perdido” en la cotidianidad? La mentalidad saqueadora siempre busca la ganancia, el beneficio. Otro tipo de mentalidad solamente interactúa, se expresa, se explaya o simplemente permanece.
Para salir de esa mentalidad saqueadora se tienen que intentar otras formas de sobrevivencia, otras formas de producir lo que comemos, lo que calzamos y vestimos. Pero no podemos ponernos a competir con el sistema porque ha acumulado mucho poder, precisamente en los rubros básicos de la subsistencia. Mientras que no se pueda ofrecer una opción diferente de subsistencia, el sistema de saqueo seguirá ahí.
Pero no se puede luchar con un ejército de caperucitas contra uno de lobos. Se debe recurrir a los mismos trucos pero con finalidades diferentes. La empresa capitalista es la que funciona en este sistema de saqueo que todo lo impregna. Pues bien, hay que partir de ella pero dándole una finalidad distinta. En el sistema de saqueo el riesgo es social y la ganancia privada, hay que invertir eso. Los políticos se usan para controlar a la gente, pues hay que usarlos para financiar proyectos civiles y para oponer fuerza al saqueo. Los burócratas al igual que los políticos se utilizan con fines de control, pues hay que aprovecharlos para que aporten bienes al movimiento ciudadano. Del mismo modo, el mercado capitalista que lo es de saqueo y degradación, puede utilizarse tal cual, pero en la lógica de impulsar proyectos ciudadanos tendientes a rehacer la vida colectiva y la autosatisfacción de necesidades.

Jorge Luis Muñoz