Autonomía

Notas Sobre Autonomía y Resistencia Para el Siglo XXI

Teoría autonomista

La Realidad Suplantada

Los conceptos son ¡solo conceptos!, son referentes y referenciales, tienen un carácter múltiple y comprometido, y no son indispensables para subsistir; toman su noción  de realidad en su interpretación y se apropian de esta en su consigna de aplicación. En antropología, los hay  funcionales, estructurales, operacionales, abstractos y concretos, dialecticos y contradictorios, anarcos, exactos y variables es decir los conceptos son tan variados como variado es el hombre y por ende son también colectivos y emblemáticos, por tal, un concepto solo no es concepto, un concepto es consensual, es coercitivo de otros conceptos, por que se trata de definir  a través de ellos mismos validando o no distintas consignas, como lo es esta interpretación acerca del concepto. Los conceptos ¡no explican nada!, ¡ni mucho menos al mundo!, solo  pretenden aprenderlo en su calidad de concepto, son como este ejemplo etnocentricos en su uso y discriminatorios en su aplicación, son desnaturalizantes de fenómenos y cosas, progenitores de  dogmas, de las utopías que tenemos y entendemos por realidad-verdad, son consignas gestadas y aprendidas dentro de un sistema; esa pues es la naturaleza del concepto dentro del mismo concepto.
Después de releer esta nota preliminar y darla a leer a algunas personas, decidí esquematizarla un poco con unas líneas más.
Guilles Deleuze nos dice: cito <Los conceptos son exactamente como los sonidos, los colores o las imágenes: intensidades que os convienen o no, que pasan o no pasan> (Diálogos, Guilles Deleuze-Claire Parnet, p. 8.), por otra parte Deleuze nos aclara su también llamémosle “concepción de consigna” cito <El lenguaje no está hecho  para ser creído, si no para que se le obedezca. Cuando la maestra explica una operación a los niños, o cuando les enseña la sintaxis, no puede decirse (propiamente hablando) que les de información: les da órdenes, les trasmite consignas, les obliga a producir enunciados correctos, ideas<<justas>>, necesariamente conformes a las significaciones dominantes> (Deleuze-Claire Parnet, op. cit. p. 28.). Esta misma idea de trasmisión de consignas mediante la información, Deleuze la precisa en su definición de información en una conferencia dada en la FEMIS (¿Qué es el acto de la creación? 17 de marzo de 1987) de donde desprendo cómo la propagación de consignas, al margen de que las creamos o no, inciden en nuestra forma de percepción de las cosas, en este caso conceptos, y por tal se nos pide: cito <que nos comportemos como si lo creyéramos> (conferencia dada en la FEMIS por Deleuze 1987), esto ocurre, claro, como Deleuze lo refiere, dentro de una sociedad  de control.
En estas ultimas líneas introduje la palabra “creyéramos” aludo con esta significación al concepto manejado por Luis Villoro en su texto (creer, saber, y  conocer año) de donde groso modo desprendo en relación al creyéramos el “creer”, como un tipo de disposición, es decir el componente subjetivo del saber (esta subjetividad la remito y ligo al lenguaje y “concepto” de información según Deleuze que líneas abajo explico,) de donde ese saber es una creencia verdadera, y de donde según Platón (en ese mismo texto de Villoro),  se llega a una creencia verdadera “justificada”, lo cual es un conocimiento. Ahora  una “verdad” (según Paul Feyerabend en su texto ¿Porqué no Platón? Cap. 2): verdad= una herramienta política para desacreditar y aplastar a los demás, por tal  si algo es o no verdadero dependerá de una comunidad epistémica “pertinente” que la juzgue y valore. Esto al ligarlo con la concepción Deleuziana nos daría por resultado una serie de  consignas establecidas por el sistema imperante  ligadas y referenciadas dentro de un sistema social, dicho en palabras Deleuzianas: un sistema de control, dentro del cual se encuentra esta comunidad que pasaría de ser epistémica coincidente con la comunidad social-política imperante, la cual maneja distintas verdades a convenir y en el campo por ejemplo de la ciencia, distintos “conocimientos validados”, es decir una serie de creencias, es decir un  sistema de creencias referenciales (conceptos).
Contextualicemos ahora que es la Información. según Deleuze: cito <En resumen la información es exactamente el sistema de control> (conferencia dada en la FEMIS por Deleuze 1987), vale la pena acotar lo siguiente: pareciera contradecirse o confundirse con lo que respecta a sistema social con sistema de control y el “concepto” de  información pero no es así, explico, es claro que un sistema social refiere a un sistema de control ya que desde un punto de vista funcional-operacional  lo contiene y sustenta de tal modo que al referirnos a un sistema social por ende estamos hablando también de un sistema de control. En el caso de la información, dentro de cualquier sistema social debe de existir en su estructura un medio de difusión de consignas, el cual  obedece a un sistema de control, es decir al hablar de un sistema de información se hace referencia por ende de un sistema de control. Es como expresar que uno es ateo, al negar la existencia de dios, esta negativa reafirma su existencia por que lo da por hecho en la misma expresión, es decir para que la  negación de Dios exista debe primero darlo por cierto, por tal lo somete y acota a una dualidad, la cual lo remite a un sistema de control.
El lenguaje es (mi definición bajo una mira Deleuziana) una estructura de creencias simbólicas determinadas y determinantes de donde se dan cito <mas que unidades lingüísticas y contenidos informativos abstractos, una formalización de consignas> (Diálogos, Guilles Deleuze-Claire Parnet, p. 28.), dentro de un sistema de comunicación, es decir de un sistema de control, es decir la lengua, donde la Comunicación, según Deleuze: <en  un primer sentido es la transmisión y propagación de una información> (conferencia dada en la FEMIS por Deleuze 1987). Un ejemplo de esto, son en el caso de México, los libros de texto gratuitos (editados por la S.E.P. desarrollados por la Dirección General de Materiales Educativos (DGME) de  la Subsecretaria de educación Básica, S.E.P.):
Formación Cívica y Ética, quinto grado 2010, p.21, sito <Los derechos de los niños y las niñas son “un conjunto de principios y acciones>…” Otra cita del mismo texto p.16 <Entre otras cosas, ser sano implica tomar la decisión de querer serlo… Esto no es sólo responsabilidad de cada individuo, sino de toda la población. La salud es un asunto público>. En estas citas a manera de ejemplo, no se les pide a los niños que lo crean, si no que lo aprendan (es una consigna), mas aun el sistema de control por intermedio del lenguaje, exige que se ¡aprenda!, ¡que se repita!, para aprobar la materia “para la cual el texto esta elaborado” (en una tercera intención). Esto pues nos brinda un claro ejemplo de lo que aquí en estas líneas se trata de “conceptualizar“, y a lo que nos remite por ende un “concepto”. 
Como vemos en las citas anteriores y/o conceptos referenciales, un concepto implica una verdad, un sistema, una serie de consignas, un medio, un lenguaje. Un objetivo siempre va  ligado a un carácter subjetivo, así mismo al hablar de un concepto no podemos hablar del mismo descontextualizándolo en todos los aspectos, por que si no ya no es concepto, seria otra cosa, perdería su carácter de concepto, dado en esta apreciación líneas arriba, seria un dogma puro, una utopía pura, o una consigna pura. De por si la línea es tan frágil cuando se pretende trazar entre un concepto y otra cosa (por ejemplo una guturación o interjección) y mas cuando intercede el lenguaje pretendiendo explicar lo inexplicable, no por que sea imposible, si no por que siempre resultara acotado, recortado, coartado en la mismas palabras que matarán su significado vivo antes de nacer o ser creado por la vida del hombre, por su etos que genera su mismo etos.
Después de todo lo expuesto en tanto rollo conceptual y citas textuales, podemos inferir lo que es o pretende ser un concepto, que como se ve, un concepto no da proximidad a nada, ni mucho menos a explicación alguna, entre mas concreto es, menos tiene que ver con la vida del hombre, mas utópico se hace en el mejor de los casos. Ejemplos de esto son los rollos Hegeliano, Marxista y Postmarxista en su concepto de: lo que es real es racional y lo que es racional es real y la cuestión  de racional-necesario o irracional-no necesario, quedando envuelto por una casi mística ética que refiere a la verdad con lo real y por ende con lo necesario, mientras  en su ser de concepto se postulan muchas cosas que lo limitan antes de ser creado y, por tal, arroja conceptos contextuales como el de revolución y praxis. Estas por este mismo proceso conceptual se subordinan al concepto de dialéctica en sus mas ínfimas variantes o tipos a través del devenir del ser humano hasta llegar a conformar las distintas realidades contemporáneas, producto marginal y doloroso de estos conceptos agazapados en el etos del hombre (ejemplos sobran: revolución Bolchevique, fascismo, guerra del golfo, Irán, Irak, conflicto en Grecia, Cuba ó evolucionismo, particularismo histórico, etc). Estos conceptos  pretenden, como si tuvieran vida propia, dotarse de una estructura consensada o una función tangible, donde su forma estará dada por el contenido óntico y ontológico de quien los cite y los refiera, es decir a un carácter subjetivo, y de ser esto así, entonces lo que ha movido y mueve  al ser humano y su mundo, lo que seria lo real, es lo subjetivo de las cosas y del etos. Por ello no es propiamente la cultura, ni un proceso histórico como tal, es “si lo es“, un proceso de subjetivaciones que refieren a un rasgo de percepciones y emociones  que aluden al lado animalesco propio de la especie y a su relación no solo con el pensamiento y conceptos, si no a la intuición, a la experiencia interior, donde estos dos últimos han sido explotados y manejados de muchas formas y utilizados en múltiples ocasiones. El mundo del ser humano pues no funciona con conceptos, ni objetividades, es su carácter subjetivo lo que lo mueve, es en su carácter de percepción lo que lo mantiene y esta es la clave a nivel global. Los conceptos instaurados en la percepción del ser humano, reflejados como dicen Varela y Álvarez-Uría en “las aspiraciones y deseos, las identificaciones o la búsqueda de autorrealización. Los sujetos se perciben como participantes activos de sus vidas. Persuadidos para entrar en una alianza entre objetivos y ambiciones personales y objetivos o actividades socialmente valorizados: consumo, rentabilidad, eficiencia y orden social. Es decir, promueve en las personas inquietudes, motivaciones y estilos de vida acordes con los de la sociedad... a través de la persuasión inherente a sus verdades, de las ansiedades estimuladas por sus normas y de las atracciones ejercidas por las imágenes de vida y del yo que ofrecen. Las podemos llamar “Tácticas soft”: seducción frente a represión, creación de necesidades en lugar de inculcación de prescripciones, relaciones públicas frente a fuerza pública, publicidad frente a autoridad”. Esto es lo que en este texto se aproxima a lo que es un concepto y como las consignas se manifiestan, la comunicación se relaciona a través del lenguaje y el criterio de verdad se consensa en múltiples conceptos; determinando realidades en un principio alternas, tomando unas y dejando otras, mientras la vida, el etos y el devenir del hombre transcurre subjetivamente (lo sepa o no) al tenor de los conceptos.
Por último, tomemos un ejemplo aun más claro en relación a la creencia y formación  de realidades con  los elementos mencionados. Es decir hablemos de la casualidad y de la coincidencia manifestadas por las distintas escuelas en todos los campos: psicológicos, económicos, antropológicos, políticos, históricos, etc. Se tiene hasta la fecha (2012 siglo XXI), la creencia de “saber” y considerar a la historia en una espiral ascendente, “creo” que lo de ascendente viene por la corriente de progreso y la falsa idea de orden gestada hace ya tiempo, la cual suplantó a la concepción cíclica de la Historia, la que en su momento era el criterio de verdad (de carácter utópico como  se ha referido en el texto), y a esa luz se hizo y deshizo la realidad para muchos, en todos los campos, desde el etos mismo, ¡hasta la ciencia!, es decir su carácter es casual, el cual se analiza con semejanzas y diferencias a través de la coincidencia, labor en un principio clara de la Estadística, (la cual no existiría ni tuviera su “razón” de ser y su validez si no hubiera actos repetitivos casuales donde se gestaran estas coincidencias). Subordinemos pues a la casualidad para explicarlo mejor: se refiere  a que la casualidad existe si y solo si esta se diera sin fuerzas de coerción, es decir  por fuerzas que la condicionen o determinen en el orden de su percepción, es decir en el plano subjetivo, pero esto no ocurre así, por tal esta concepción de casualidad es utópica que no ideal, ¡utópica!, ya que si tratamos de referir una característica de la casualidad, esta seria en primer instancia, que se da siempre dentro de un sistema ya sea cultural, social, etc. (el que sea), y por ende la casualidad es causal y el concepto casual siempre quedará subordinado al concepto causal, y expuesto por la coincidencia la cual es la que capta en primer plano la percepción del hombre. Ejemplo concreto (dirían los marxistas y otros tantos): en este sistema capital Post-neoliberal  de control globalizador como lo es el México actual, se puede observar a las 4 o 5 de la mañana un sin número de gentes en la capital, levantarse y subir al sistema de transporte ya sea colectivo o particular, donde seres humanos interactúan a diario. Los móviles  a priori que los conducen a eso, es que van a trabajar, eso es casual, es decir que un ser se encuentre con otro ser suele decirse que es casual, pero que dos seres estén resonando en tiempo y lugar  es coincidencia ¡no casualidad! Es aquí donde se instauran los análisis y sus teorías como los modos de producción, las particularidades culturales, los métodos comparativos, funcionales o estructurales, sistémicos, económicos, políticos, etc. y se crean percepciones enmarcadas por  la casualidad dentro de una serie de etos, como lo es el etos científico.

Jorge Alfredo Muñoz
Abril de 2012