Autonomía

Notas Sobre Autonomía y Resistencia Para el Siglo XXI

Trayectoria

NUESTRA EXPERIENCIA

La grilla en el PRD
(Tomado de www.ellibrodearena.autonomia.com.mx)

Este proyecto (Comunidad Xochimilco) lo iniciamos solamente con el apoyo familiar, por lo que sus fuerzas nunca han sido muchas, intentamos acercarnos a algunas personas que se decían desencantadas de la grilla, pero no obtuvimos apoyo. De hecho, durante mucho tiempo tuvimos la esperanza de integrarnos a algún otro proyecto para participar en él, pero a donde volteamos solo hubo desierto. Quizá fue nuestra propia ceguera. La vieja calidez de nuestra cultura que exige una amplia confianza para poder actuar (tan bien aprovechada por los priístas y sus sucesores) nos ha impedido integrarnos a algún movimiento. Para que alguien te acepte en su grupo o te integre tareas de interés, debes irte a emborrachar previamente unas o varias veces, tienes que haber andado con ellos unos 10 años o tienes que ser exageradamente solícito al grado de la ignominia y el arrastre lame huevos. He visto como algunos individuos, sin irse a emborrachar, se han logrado colar a movimientos con la pura lambisconería. Un lame botas igual puede ser lugarteniente de cualquier guerrillero, político, gobernante o líder social. Vicios de nuestra cultura, nacidos no de su calidez, sino de la degradación de esta. Se ha llevado a la ignominia de la lambisconería a un pueblo de naturaleza cálida, amable y solidaria. Quizá hemos pecado de soberbios, quizá nos faltó la última lamida de un huevo para que nos apoyaran. Por eso seguimos solos y a lo mejor así morimos.
Pero nunca fue la idea ir solos, primero fundamos a la CND Xochimilco junto con otros desesperados, pero ahí lo único que sacábamos eran fechas de reuniones próximas. Finalmente los enviados de los zapatistas nos expulsaron porque tuvimos el atrevimiento de proponer que se integraran todos los que quisieran trabajar no importando su filiación política. Les atacó el purismo y nos echaron. Nuestra tesis era que no importaba si se colaban orejas y traidores, que de todos modos tendrían que trabajar y que si no lo hacían o se iban solos o los echábamos. Pero como el trabajo consistía en hacer puras reuniones, pues nunca se pudo saber si la tesis funcionaba. Hicieron bien, dinamitaron la organización incipiente que habíamos logrado, pero permanecieron puros.
Como militantes del PRD nos hicimos asesores de una diputada con la esperanza de hacernos de algunas manos y algunos recursos para Comunidad Xochimilco, conseguimos 500 carteles, 2000 trípticos y alguna ayuda para repartirlos, pero nunca se apoyó a la idea ni a la página que ya estaba en el aire. Todo lo que se hacía era tabajar con la gente con miras a la elección interna del partido. El que más prestigio tenía en el grupo de la tal diputada, era quien presentaba más listas de afiliados al partido, que eventualmente eran votos para el grupo. En ese tiempo fuimos líderes de algunos asentamientos a los que se cultivaba con promesas vagas. Los líderes naturales de los asentamientos finalmente optaron por lo correcto, se fueron con la diputada, porque eso era lo que más les convenía y ni modo. Una pregunta recurrente que hacían era: "Como se va a aprovecha políticamente a la página esa de internet", o sea, como le vamos a sacar votos. Mis respuestas eran ambiguas, ya que no buscábamos votos. Eso nunca me ayudó, terminamos abandonando (mi esposa y yo, aunque solo yo cobraba) a la diputada.
Más recientemente nos integramos al equipo del que sería el próximo delegado (hablo desde el 2002), pero la historia era la misma, reuniones en lo que lo más importante era alzar el dedo y decir sí, a lo que dijera el jefe. No había mucho que hacer ante un líder atribulado por un enjambre de lambiscones que no lo dejaban ni respirar, él mismo se concentraba solamente en la actividad electorera sin ceder a nada que sonara  a social. Me dieron un hueso de líder coordinador de proyectos ganado 13 mi pesotes. Sirvió el sueldo, pudimos contratar internet por un año, equipamos una máquina con video, compusimos otra e hicimos algunas cositas más para trabajar la Web y nos la pasamos desahogados. Es verdad, era rico gastar algo y decirse luchador. Pero la necedad fue mayor: renuncié. No tenía caso seguir de burócrata menor, ni el puesto ni el sueldo alcanzaban para dar el impulso que necesitaba Comunidad Xochimilco. Además, tarde que temprano me correrían, ya que tarde o temprano se iban a dar cuenta que yo no andaba en la grilla que a ellos convenía.
Aprendimos que los equivocados somos nosotros, el poder está para ejercerlo, disfrutarlo y explotarlo. No se puede criticar a un lobo por andar maloriando a las ovejas. Ellos luchan por la lana y el poder, jodido uno que cree que deveras quieren algo social tal y como dicen. Dicen y dicen pero pudiendo hacer algo no hacen nada, salvo soltar algunas migajas para hacerse publicidad, pero nada que moleste a los poderosos. Un ejemplo, la diputada que asesoré daba sueldos a un grupito de dos mil mensuales y hasta unos 5mil. Con esos sueldos se ganaba a su grupo de incondicionales, con los cuales construía y construye sus reuniones, se platican lo democráticos que son, se dicen y se proponen y todos finalmente confluyen en la lucha por los huesos. Esa es la vida y la realidad que no hemos aceptado.

Más de la experiencia en Comunidad Xocimilco en : http://www.ellibrodearena.autonomia.com.mx/nuestroproyecto.html

El Web Master, jul 03