Autonomía

Notas Sobre Autonomía y Resistencia Para el Siglo XXI

Trayectoria

Tribulaciones


mexicanoEstoy algo atorado, aunque el sitio ya expone las ideas principales que son rehacer la vida colectiva y construir en vez de organizar (creando riadas), hay secciones clave para el sitio como es la de crear empleo, construir un poder popular o la de movilización que tienen escasísimo desarrollo. Desde luego, no se trata de tirar la neta o siquiera mostrar nada, sino hacer aportes que ilustren posibilidades de desarrollo de las ideas principales que sustentan al sitio. Por ello es necesario escribir más en todos los apartados.
Pero he ahí que ando atorado y no sé qué es ni por donde anda el atorón. Puede que me falte ánimo o idea o ambos y algo más. Lo cierto es que me siento a escribir y no sale nada y lo que sale no me gusta. Incluso hay veces que ni nada sale y me pierdo bajando cosas de la red o de plano leyendo lo que caiga. Pido paciencia a los posibles interesados en el sitio, ya saldrá.
En tanto, incluiré algunas ideas que he ido recopilando que se encaminan precisamente a explorar la idea de autonomía. Lo ideal sería que se escribieran experiencias y que a la luz de las mismas se teorizara y no al revés. Por desgracia en este arranque (que ya dura) solo parto de mi experiencia para lo que escribo y quizá lo mismo ocurre con Colussi, el otro colaborador del sitio y con los otros pocos textos incluidos. Huelga decir que sería ideal recibir aportes basados en experiencias.
En tanto que no es la idea proponer revolución alguna ni escribir lo que habría de hacerse (obligadamente) para lograr una mejor convivencia y una mejor vida, las meras teorizaciones no ayudan como lo harían las referencias fundadas en lo que se hace. Discutir caminos de lo que ya se hace, sus posibilidades, riesgos y bondades, desde una perspectiva global (sin la cual el sitio carece de sentido), es la aspiración de esta web. En tanto se logra al menos algo de eso, incluiremos lo que ya se ve: propuestas nacidas de la experiencia propia, que, aunque no dejan de ser pasado, puede servir para un arranque en el presente. No es mucho, pero no tengo más y sé que es menos que un grano de arena para empezar.
Puede que sea mejor así y no tener que recurrir a financiamientos oscuros como los de las revoluciones del siglo XX y las primeras del XXI que se sospecha y se sabe (en algunas veces) que son financiadas por los intereses mundiales (la marroquí e incluso la bolchevique) en ocasiones opuestos al interés popular o manifiesto de las organizaciones que aceptan tal financiamiento.

Jorge Luis Muñoz
Abril de 2012